En el Día Mundial de Lucha contra el Sida: Más madres gestantes y niños deben recibir tratamiento, dice UNICEF

unicef-vih

El número de nuevos casos de infección por el VIH en niños ha disminuido, pero lograr el objetivo de una generación libre de sida requiere que más mujeres embarazadas y niños que viven con el virus obtengan tratamiento, dijo hoy UNICEF.

Gracias al extraordinario compromiso mundial, los nuevos casos de infección por el VIH en niños se han reducido un 24%, pasando de 430.000 en 2009 a 330.000 en 2011.

Y en comparación con 2010, para diciembre de 2011 más de 100.000 niños y niñas adicionales estaban recibiendo tratamiento antirretroviral.

No obstante, menos de un tercio de las madres gestantes y los niños y niñas que requieren tratamiento lo están recibiendo, en comparación con el promedio mundial para los adultos, que es del 54%.

“Sencillamente, es reprobable que los adultos tengan el doble de probabilidades que los niños de beneficiarse del tratamiento que necesitan”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Por definición, lograr una generación libre de sida exige proteger a los más jóvenes y vulnerables contra la infección por el VIH. Debemos redoblar nuestros esfuerzos para que las madres y los niños infectados con el VIH puedan vivir libres del sida. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para elevar el número de madres gestantes y niños que se someten a examen y reciben tratamiento mediante programas básicos de salud infantil y prenatal”.

Tratar a las mujeres embarazadas seropositivas no solo las mantiene con vida y en buen estado de salud; también evita que los bebés adquieran el virus durante la gestación, el parto y el período de lactancia. El tratamiento también puede prevenir la transmisión sexual de una mujer VIH positiva a una pareja VIH negativa.

Trabajar para poner fin a los nuevos casos de infección por el VIH entre los niños para 2015, y mantener a sus madres con vida, es un aspecto fundamental del compromiso general de UNICEF con la supervivencia infantil en virtud del movimiento mundial “Una promesa renovada”.