Registro Civil

El derecho de los niños y las niñas a la identidad abarca los derechos al nombre, a la nacionalidad y a la familia. El derecho al nombre se formaliza a través del registro de nacimiento; es la forma legal de demostrar que una persona existe jurídicamente como ciudadano pleno de derechos y deberes. Este registro permite a los niños acceder a las políticas y programas públicos que promueven la supervivencia, el desarrollo y la protección integral.

El registro civil temprano de los niños y las niñas es fundamental, no sólo porque formaliza el derecho al nombre, sino porque abre la posibilidad para que se beneficien de las iniciativas en política social y ejerzan como ciudadanos desde el momento de su nacimiento.

El gobierno nacional ha hecho un esfuerzo significativo en este campo: ha incrementado el número de puntos de registro y de agentes capacitados para hacer el registro civil adecuadamente; ha mejorado el suministro oportuno los insumos necesarios; y ha modernizado el funcionamiento de la base de datos nacional de registro civil para tener información más confiable. Sin embargo, todavía no se cuenta con un proceso de registro civil oportuno y permanente en todo el territorio nacional. Especialmente elevados son los atrasos del registro en áreas rurales con población dispersa y en zonas de frontera, en grupos indígenas y población desplazada. Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) del 2005, en Colombia el porcentaje de niños y niñas menores de 1 año que tienen resgitro civil es 79.3%, pero con diferencias sustanciales entre la zona urbana (84,6%) y la rural (67,3%) y entre los diferentes departamentos; en 5 departamentos la cobertura de registro civil entre menores de cinco años no alcanza el 60%. En América Latina y el Caribe, la cobertura promedio de registro civil para niños y niñas menores de 1 año es de 89%.

Los más de 140,000 niños y niñas que anualmente no se registran en Colombia, están en riesgo de ser excluidos de servicios esenciales, como la vacunación y la educación entre otros, que son indispensables para garantizar un desarrollo pleno de las capacidades físicas, intelectuales y emocionales de los niños y las niñas. Por otro lado, la baja cobertura de registro civil en algunos departamentos aislados, ha favorecido la vinculación de niños, niñas y adolescentes a actividades riesgosas que ponen en riesgo su desarrollo, bienestar y en algunos casos sus vidas.